Tipos de pases en el voleibol




El voleibol, también llamado balonvolea o vóley, es un deporte que consiste en la competencia de dos equipos separados por una red que deben esforzarse por hacer que un balón pase por encima de la mencionada red y caiga en el suelo del oponente.

Es importante aclarar que las reglas de este juego impiden que el balón sea sujetado, retenido o parado: sólo se permite tocar o impulsar la pelota con golpes limpios. Además, se debe tener en cuenta que cada equipo posee un número limitado de toques.

El desafío comienza con el saque (que se efectúa desde atrás de la línea de fondo), ya sea con el jugador de pie o en posición de salto.

Los ataques del equipo contrario deben ser interrumpidos a través de un bloqueo, una técnica que admite hasta tres jugadores saltando junto a la red con los brazos levantados con el propósito de impedir que la pelota pase hacia su área.

Con la recepción del balón (para lo cual se utiliza, por lo general, una posición específica que le otorga relevancia a los antebrazos) se inicia la fase del pase entre compañeros.

Para evitar que la pelota toque el suelo, el jugador encargado de salvar el punto puede lanzarse en plancha y estirar su brazo a fin de tomar contacto con el balón. Si existen aún posibilidades de continuar el juego (es decir, que no se haya anotado ningún punto hasta esa acción), llega el momento del ataque y remate.

Según la zona, pueden llevarse a cabo ataques zagueros, ataques por 4, ataques por 2 y ataques centrales.