Tipos de pararrayos




Se define como pararrayos a un elemento dotado con, al menos, una varilla de hierro puntiaguda que se ubica en las zonas superiores de edificaciones o buques con el fin de descargar la electricidad de las nubes en la tierra y evitar, de este modo, daños de diversa consideración sobre construcciones o individuos.

De acuerdo a referencias históricas, esta clase de dispositivo surgió en 1753 por iniciativa del científico y político estadounidense Benjamin Franklin, de quien se tomó el apellido para bautizar al primer pararrayos que él diseñó tras varios años de desarrollar experimentos basados en la electricidad.

Con el paso del tiempo, este instrumento fue evolucionando gracias a nuevos avances y descubrimientos varios. La oferta a escala mundial, por lo tanto, comenzó a incluir pararrayos de punta simple; otros compuestos por varias puntas (definidos, simplemente, como multipuntas) y algunos modelos con puntas electrónicas.

Cabe resaltar que al investigar más en profundidad los diseños y tecnologías, es posible identificar a los pararrayos desionizadores de carga electrostática y a los pararrayos que incluyen un sistema de cebado que puede, o no, ser de carácter electrónico. Asimismo, se fabrican pararrayos ionizantes que, en función de sus propiedades, pueden clasificarse como pasivos, semi-activos y activos. Estos últimos son los dispositivos más modernos y los que más se instalan en la actualidad (son obligatorios en las construcciones más nuevas de numerosos países) ya que ofrecen una cobertura de hasta doscientos metros de diámetro, según los cálculos de quienes fabrican y conocen en detalle esta clase de aparatos.