Tipos de objeciones




Se define como objeción a la razón que se defiende o al obstáculo que surge frente a una opinión o designio para impugnar una proposición. Esta crítica u oposición a algo, según establece la teoría, surge cuando se produce un choque entre la norma legal que marca lo que se debe hacer y la norma ética o moral que conduce a no querer respetar esa medida.

Esta noción puede adaptarse a múltiples ámbitos y circunstancias, por eso es habitual que al hacer referencia a este concepto se complete la frase en función del mensaje que se desea dar. Por ejemplo: al querer mencionar la negativa que se da en el servicio militar hacia la realización de actos o servicios por motivos éticos y/o religiosos, se habla de objeción de conciencia. Asimismo, frente al impago de ciertos impuestos por desacuerdos con el perfil de la institución recaudadora o la disconformidad frente a las políticas gubernamentales, se hace referencia a la objeción fiscal. Los anarquistas, por ejemplo, se caracterizan por oponerse al pago de cualquier tributo hacia personas y/o instituciones, es decir, rechazan y presentan objeciones hacia la idea de imponer un pago de modo obligatorio bajo amenazas de castigo para quien no lo cumpla.

Claro que, de acuerdo a la naturaleza de la objeción y el alcance que posea, también se pueden reconocer otros tipos de objeciones, entre los cuales pueden citarse las objeciones laborales (al estar en desacuerdo con políticas, metodologías o resoluciones desarrolladas en un marco de trabajo), objeciones jurídicas, objeciones presidenciales, objeciones deportivas y las objeciones políticas.