Tipos de nóminas




En la actualidad, una nómina puede ser presentada tanto como un listado o catálogo que enumere a personas u objetos o como los haberes que reciben los individuos por su trabajo. En épocas pasadas, además, este concepto hacía referencia a la reliquia que llevaba escritos los nombres de los santos, mientras que hoy en día se reemplazó esa aplicación por la de utilizarla para llamar así a ciertos amuletos supersticiosos.

Como resulta evidente, son varias las acepciones de este vocablo derivado del latín nomĭna, por eso no es extraño que existan numerosos tipos de nóminas. Una clase especial de nómina, por ejemplo, es la que identifica a la nomenclatura que el International Anatomical Nomenclature Committee elaboró hace algún tiempo para unificar los términos relacionados a la anatomía (nómina anatómica).

También está reconocida a escala internacional la llamada Nómina Leonesa (Nomina Regum Catolicorum Legionensium), un catálogo incluido en el manuscrito de la Crónica Albeldense, en el Códice de Roda y en el Códice Albeldense.

Lejos de estas clasificaciones, al intensificar el estudio sobre esta noción es posible distinguir además a las nóminas manuales (utilizadas por pequeñas y medianas empresas), nóminas semanales (destinadas a empleados que reciben su sueldo de forma semanal), nóminas quincenales (para trabajadores que obtienen su paga en ese lapso de tiempo), nóminas computarizadas (ingresadas a un sistema computarizado donde se calculan de forma automática tanto los aportes como los descuentos del periodo a pagar), nóminas ejecutivas (también denominadas como nóminas confidenciales), nómina de empleados y nóminas de obreros, entre otras.