Tipos de neumonía




La neumonía (también llamada pulmonía) es una enfermedad que afecta al ser humano cuando sus pulmones, o una parte de ellos, se inflaman como consecuencia de la acción de distintas clases de virus y bacterias, aunque hay que tener en cuenta que esta dolencia también puede aparecer a cualquier edad por hongos o sustancias irritantes que llegan a los pulmones al respirar.

Este mal que si no se trata en tiempo y forma puede resultar mortal recibe distintos nombres en función del diagnóstico realizado por el experto que analiza el cuadro. Para determinar qué clase de neumonía afecta al paciente que acude a consultarlo, el profesional evalúa distintas variables, tales como el posible agente causal, el alcance del problema, su origen y su pronóstico.

Así, pues, es posible reconocer a la neumonía neumocóccica (generada por Neumococo), a la neumonía estafilocócica (surgida a raíz del contacto con el género de bacterias de clase Cocci), a la neumonía lobar (aquella que provoca lesiones sólo en un lóbulo del pulmón), a la neumonía bacteriana (infección causada por diversas bacterias) y a la neumonía por aspiración (cuadro que aqueja a personas con un estado disminuido de consciencia, a quienes sufren disfagia, están intubados o vomitan con frecuencia).

Además de estos tipos de neumonía, pueden darse casos de neumonías adquiridas en la comunidad, de neumonías consideradas atípicas o errantes porque no son provocadas por los patógenos tradicionales, neumonías multifocales, neumonías necrosantes, neumonías hospitalarias (también llamadas neumonías nosocomiales), neumonías oportunistas y neumonías PSI (Pneumonia Severity Index), entre muchos otros.