Tipos de negociaciones




Una negociación (término derivado del latín negotiatĭo) es un proceso que se lleva a cabo para lograr un convenio o pacto. Es decir, es la acción y el efecto de negociar.

Cuando la negociación es protagonizada por los sindicatos de trabajadores y del otro lado se encuentran los empresarios a fin de lograr un acuerdo sobre las condiciones laborales para el conjunto de empleados, se la define como colectiva.

Más allá de esta clase, es posible definir a estos intercambios en pos de un acuerdo como negociación competitiva (en la cual cada parte pretende lograr la mayor proporción posible, tal como ocurre frente al valor de un bien) y negociación colaborativa o de integración (ambas partes cooperan para conseguir las mejores condiciones, tal como puede llegar a suceder cuando negocian productores y proveedores).

Claro que también se pueden analizar desde otras perspectivas, tales como el nivel de participación de los involucrados (para poder distinguir las negociaciones directas de las indirectas, es decir, de las que se desarrollan a través de intermediarios); el estatus de quienes negocian (las negociaciones pueden ser horizontales si ambas partes se hallan en una misma escala jerárquica, verticales si hay un vínculo de subordinación directa o diagonales, cuando las partes no comparten el nivel de jerarquía); el clima del proceso (negociaciones amistosas o polémicas, abiertas o manipuladas); el factor que la desencadena (negociación libre o forzada) o bien por la vía elegida para llevarla a cabo (punto que permite definirla como negociación telefónica, cara a cara, epistolar o, incluso, online si es que se apela a la tecnología como medio de contacto).