Tipos de cuerpos geométricos




Los cuerpos geométricos son figuras tridimensionales que ocupan un espacio limitado por una o varias superficies. Aunque no sepamos su definición teórica, en nuestra vida cotidiana solemos apreciar numerosos cuerpos geométricos (las pirámides, un bonete de cumpleaños, un dado, una pelota, el cucurucho de un helado, por citar algunos), por eso esta vez haremos foco en sus características para conocer algo más sobre ellos y poder describirlos con exactitud en base a las particularidades que presenten.

Quienes los analizan y trabajan con ellos en el ámbito de la geometría han determinado que, por ejemplo, si todas las superficies que abarca son planas y su contorno es poligonal, el cuerpo es un poliedro. Estas figuras de caras planas pueden ser regulares o irregulares. Los primeros tienen ángulos iguales y caras congruentes entre sí, tal como ocurre con el tetraedro, hexaedro, octaedro y dodecaedro regular. En cambio, los irregulares son aquellos que no poseen ángulos idénticos ni las caras del mismo tipo que los polígonos regulares.

Cabe resaltar además que los poliedros también pueden dividirse en convexos, poliedros de caras uniformes, poliedros de aristas uniformes y poliedros de vértices uniformes. Asimismo, si los vértices de un poliedro se corresponden con el centro de las caras de otro poliedro, se habla de poliedro dual o conjugado.

Por otra parte, existe una clasificación ideada para agrupar a los cuerpos geométricos que no reúnen las condiciones para ser definidos como poliedros. Así, entonces, cuando se busca hacer referencia a conos, cilindros y/o esferas, se habla de cuerpo geométrico redondo ya que estas figuras tienen, al menos, una de sus caras de forma curva.