Tipos de adverbios




Se denomina adverbio a aquella palabra invariable que se emplea en una oración para complementar el significado de otro término que puede ser un verbo, un adjetivo o, incluso, otro adverbio.

Este elemento gramatical funciona como núcleo del sintagma adverbial, aunque también pueden aparecer como complemento circunstancial de un verbo o adquirir el rol de cuantificador. En ocasiones, también actúan como predicados unidos a una cópula verbal.

En idioma español, de acuerdo a la función que cumplan y a la información que contribuyan a expresar, los adverbios pueden definirse como de lugar (aquí, arriba, detrás, enfrente, etc.), de tiempo absoluto (pronto, siempre, anoche, ahora, etc), de modo (tales como bien, mal, mejor, peor), de cantidad o grado (muy, poco, bastante, demasiado), de afirmación (sí, también, efectivamente, exacto y obvio, entre muchos otros), de negación (no, jamás, nunca y tampoco, por citar algunos) o pertenecer al grupo denominado adverbios de duda (conjunto que nuclea términos como acaso, quizás, tal vez, a lo mejor y posiblemente, entre otros).

Claro que, en otros contextos, pueden adquirir relevancia otros tipos de adverbios tales como los comparativos (para citar una comparación, tal como se aprecia en “Valeria estudia más que su hermano”) y los demostrativos (“Quiero que lo acomodes así”).

En inglés, en cambio, los adverbios reciben otra clase de tratamiento sintáctico y se segmentan en dos grandes categorías: la de los adverbios de frecuencia (los cuales preceden al verbo principal) y la de los adverbios no frecuenciales (aquellos que siguen al núcleo del sintagma verbal en una oración sin elementos enfocados).